fbpx

Los años, las revoluciones industriales y los avances tecnológicos nos han dado herramientas que nunca imaginamos posibles, dándole un giro a lo tradicional y creando nuevas y mejores maneras para hacerlo prácticamente todo.

Fue el desarrollo del internet y el nacimiento de las páginas web en 1989, lo que pareció impactar al mundo de una nueva fiebre que hizo pensar que este giraba mucho más rápido.

Estos sitios web, simples documentos digitales que poseen todo tipo de información, fotos, imágenes e incluso programas y funciones especiales, lograron facilitar la comunicación y la interacción entre las personas, disminuyendo las distancias y llevándonos a poder disfrutarlas desde cualquier lugar del mundo.

Importancia de las páginas web en la actualidad

El tener una página web parece ser una obligación en la actualidad ya que la misma te brinda una mayor visibilidad y presencia en el mercado local y mundial, entendiendo que una página web puede ser visitada en cualquier lugar del mundo al formar parte de la Web, esto definitivamente afectará las ventas y el poder comercial.

Además, el marketing digital es mucho menos costoso, tiene un mayor alcance y permite una capacidad de respuesta mucho más rápida que con los métodos tradicionales.

A pesar de todos los beneficios que el uso de un sitio web nos brinda, debemos entender que no todos debemos poseer una, ya que, esta no se trata de una solución para mejorar tu negocio, sino de una simple herramienta que puedes utilizar para poder encontrar la solución a un problema, que puede ir desde la caída de las ventas hasta el desconocimiento sobre tu proyecto.

Cuáles son los objetivos específicos de una página web

La definición de un problema que buscamos resolver, es el punto de inicio por el cual partimos a construir un sitio web.

El éxito de una página web está definido no por el diseño, por las funciones de la página ni por las fotos o información que se utilicen para buscar captar la atención del usuario, sino por el objetivo u objetivos que nos propongamos.

Estos deben ser reales, concretos y medibles, y por supuesto, deben estar relacionados con el problema que deseamos resolver, ya sea mejorar la presencia comercial, vender más o simplemente darse a conocer.

Referirnos a objetivos reales es hablar de aquellos que se encuentren en nuestras posibilidades, sin caer en idealismo o en imposibles, sobre todo si de un nuevo negocio o proyecto nos referimos; recuerda que no se trata de que tan rápido avancemos sino de llegar a la meta.

Este punto está directamente relacionado con la capacidad de medición de un objetivo, la cual es, como bien sabemos, la mejor manera de poder conocer nuestros avances y desarrollo.

Como buen objetivo a corto plazo, podemos considerar, la obtención de 1000 suscriptores a la newsletter en un periodo de 5 meses.

Ejemplos de objetivos específicos de un proyecto de página web

La creación de una página web nace con su propósito y sus objetivos, es desde este núcleo que el diseño, las funciones y la organización de la información empiezan a originarse, ya que es desde este punto que todo empieza a dar forma.

Se ha demostrado que la calidad e importancia de un sitio web está definido por la actividad que en ella se realice, esta puede referirse a la cantidad de visitas, a la duración de estas y por supuesto a la comunicación que se tenga con los usuarios.

Un sitio web debe basarse en la interacción con los consumidores, ya sea por medio de suscripciones, foros, formularios o simples mensajes directos, que permitan no solamente generar actividad en la página sino también mejorar dicho sitio y adaptarse a los cambios estratégicos que se puedan necesitar.

Para ello se utilizan herramientas como las newsletter, el envío de formularios o la realización de una compra; esto dependerá del objetivo y del problema que hayamos identificado y queramos abordar.

Lo que es importante de aclarar que no importa el objetivo que nos presentemos, este debe ser posible, concreto y medible para que tengamos la posibilidad de analizar los avances y comprobar si los esfuerzos que se han realizado han dado frutos; en caso de que no ocurra, tenemos la posibilidad de cambiar de estrategia.

Cómo definir objetivos y contenidos de una página web

Definir el objetivo de nuestra página web es un poco más complicado de lo que parece, ya que no podemos simplemente decidir que nuestro objetivo es vender más, sino que debemos proponernos plazos y estrategias, es por ello, que se recomiendan precisar objetivos a corto, mediano y largo plazo.

Objetivos a corto plazo

El objetivo a corto plazo se refiere a ese con carácter “inmediato”, uno relativamente simple que posea un tiempo limitado, no mayor a 8 meses, y que nos sirva de base para el resto de los objetivos, podemos referirnos al aumento del tráfico de la página, el número de visitas o el número de suscriptores.

Siempre debes recordar que estos objetivos deben ser reales, realizables y medibles.

En esta categoría, podemos nombrar a las newsletter que son una forma directa de compartir la información relevante, importante y actualizada con los usuarios, esto permite tener un manejo del número de personas afiliadas a nuestra página, además funciona como una excelente herramienta de marketing.

Los formularios y las peticiones de presupuesto también tienen un fin parecido, estas permiten contabilizar a los interesados y por supuesto, la interacción que se genera es directa.

En cuanto al más difícil de todos, es la venta y compra de productos, ya que cuando el factor dinero entra a la ecuación se le considera mucho más complicado de poder realizar.

Este es más útil cuando de pequeños empresarios y tiendas nos referimos, ya que estos pueden carecer de ubicación física; y en el caso de ser una gran empresa, la venta por Internet puede facilitar y abaratar el proceso.

Objetivos a mediano plazo

Si de objetivos a mediano plazo nos referimos, son aquellos que buscan lograr en un futuro relativamente cercano, usualmente nos referimos a un tiempo que ronde los 12 y 16 meses; este debe estar relacionado con el objetivo a corto plazo, ya que se supone que sirvió de base para su formación.

Para hablar de este tipo de objetivo, podemos nombrar los métodos de ganancia más concretos o incluso a la apertura de un nuevo método de comunicación con los usuarios, las redes sociales pueden ser tu mejor aliado ya que la interacción nunca debe fallar.

Al igual que en el caso de los objetivos a corto plazo, estos deben ser realizables y medibles, y deben tener como principal fin la mejora o la profundización del objetivo a corto plazo, además de servir de base para el de largo plazo.

Objetivos a largo plazo

Los objetivos a largo plazo son aquellos que se fundamentan en concretar en un período lejano, usualmente no menor de 2 años, la tercera fase del proyecto.

En la mayoría de los casos nos referimos a objetivos financieros y estratégicos ya que, debido al largo período de gestación, se pueden presentar cambios en las herramientas y en las reglas del juego que pueden obligar a un ajuste, modificación y actualización del mismo, recuerda que estos están directamente relacionados con los avances y el contexto.

Este tipo de objetivo no puede ser estático, debe ser por el contrario flexible y está en la obligación de adaptarse a los cambios que se generen en el tiempo.

Pin It on Pinterest

Shares